Los Robos Hormigas

Los hurtos o robos hormigas que se están presentando en las grandes superficies y en los establecimientos comerciales pequeños, se han convertido en un desangre económico a cuenta gota y que están afectando la rentabilidad de estas organizaciones. La inseguridad no solo se presenta en las calles. También algunas organizaciones delincuenciales han focalizado su accionar ilícito, aprovechando las aglomeraciones y el descuido del personal contratado para la vigilancia.

Mientras las autoridades están enfocadas en reducir los índices de inseguridad asociados principalmente con el hurto de personas, en las ciudades, otra preocupación está generando grandes pérdidas económicas a los propietarios por el robo hormiga de mercancías a establecimientos de mediana y gran superficie.

De acuerdo con Alto, una multinacional de vigilancia que tiene a su cargo la seguridad de más de 500 supermercados y almacenes en algunas ciudades del país, estos sitios están preocupados, principalmente, por la pérdida de productos frescos como carne, pollo, pescado, panadería, frutas y verduras. Sumado a lo anterior, el incremento de migrantes venezolanos y de otras naciones, se han detectado que más del 50% de estos hurtos, son provocados por ellos. Con ello se está amenazando seriamente la salud financiera de estas organizaciones comerciales.

Por este motivo, se deben incrementar la logística tecnológica para controlar y vigilar estrictamente el desarrollo de estas actividades económicas, para que no se presenten estos robos hormigas. Se deben institucionalizar las alianzas entre las autoridades municipales, Fenalco, Cámaras de Comercio, policía nacional, para estructurar acciones tendientes a frenar este accionar delictivo que va en aumento, durante el último lustro.  Estos frentes de seguridad en los centros comerciales y de grandes superficies, contribuyen a estrechar las relaciones entre las partes, mejorando la comunicación para lograr una reacción más efectiva de las autoridades ante cualquier evento que se llegase a presentar al interior de estos establecimientos comerciales.

Igualmente, hay necesidad de realizar un estudio exhaustivo de los empleados de estas organizaciones, porque se han detectado que los robos hormigas, son cometidos por ellos. Dentro de las principales razones que se exponen para explicar este aumento, es que las empresas, para reducir gastos, han decidido prescindir de esquemas de vigilancia interna, lo que facilita el accionar de sus trabajadores; también, deficientes filtros de selección de personal y, finalmente, la actuación de bandas que han infiltrado los supermercados, comprando empleados o poniendo a integrantes suyos como trabajadores disfrazados.

Según el Censo Nacional de Mermas, durante el último lustro, los supermercados y grandes superficies sufrieron grandes pérdidas por este flagelo. De acuerdo con estos resultados estadísticos, las cifras del robo interno han aumentado dramáticamente, siendo las más altas en los últimos 15 años, con más de 130.000 mil millones de pesos.

Abrir chat