Impactos Negativos en la Infraestructura Productiva por el Cambio Climático

La sociedad mundial está soportando los impactos negativos en la infraestructura productiva provocado por el cambio climático, que está permeando el bienestar general de la sociedad mundial. Estamos siendo afectados por una creciente oleada invernal que está presentando una alteración del clima. Se están generando grandes procesos desestabilizadores en la dinámica económica del territorio colombiano. El uso masivo del carbón y de los hidrocarburos como combustibles para generar energía eléctrica y para el uso en la locomoción, están creando grandes desequilibrios en el medio ambiente. Es indispensable que los países empiecen a cambiar estos usos industriales y enfocarlos para la producción de bienes sustentables.

No basta el flagelo social y económico que hemos padecido por los casos confirmados de Covid y fallecimientos en nuestro territorio, que tuvo semiparalizada la dinámica productiva, con sus consecuencias adversas para el bienestar de las familias, y para las organizaciones empresariales, que, junto con la invasión rusa a Ucrania, se empieza a presentar una intensa oleada invernal, que contribuye a diezmar las posibilidades de recuperación en el corto plazo. Estamos asistiendo a las diferentes transformaciones que está presentando el clima, provocando variaciones bruscas en las temperaturas.

De acuerdo con el informe consolidado del Ideam y del Sistema Nacional del Riesgo, durante la presente vigencia, se han presentado la afectación hasta la fecha, de miles de familias damnificadas, viviendas destruidas, viviendas averiadas, vías afectadas, destrucción de puentes vehiculares, puentes peatonales, acueductos, sistemas de alcantarillados, cultivos sin cuantificar en más de un centenar de municipios.

Se están presentando grandes transformaciones en el clima y en el entorno, porque en el área de influencia de las cuencas altas de los ríos y quebradas está ocurriendo un creciente deterioro, por el accionar irracional de sus moradores. La deforestación progresiva, los incendios forestales y las practicas agroforestales inadecuadas, contribuyen a desestabilizar dichos terrenos, especialmente en las zonas de alta pendiente.

La naturaleza sigue su marcha, con todas sus variaciones climáticas, y lo que de ellas se desprende, a veces con duras consecuencias. El mundo parece haber cambiado en todas sus líneas. En lo que se refiere al invierno en Colombia, que los antiguos tenían en mente en los meses de abril y mayo, lo que llamaban comúnmente el “general invierno”, las lluvias están golpeando hoy con dureza varias zonas, y, como es natural, para estos eventos no se está lo suficientemente preparado.

Todo lo anterior, contribuye a afectar el consumo nacional que ha presentado una leve recuperación desde el año anterior y que se ha traducido en mayores ventas del comercio, dados los resultados que se han visto reflejado en un aumento de sus dividendos. Por eso la importancia de promover acciones sustentables que conduzcan a incentivar a los usuarios para que se desarrollen masivamente acciones en defensa de los recursos naturales, vitales para la supervivencia humana. Esta es una responsabilidad de todos, incluidas las organizaciones empresariales. No pueden ser ajenas a estas sanas iniciativas. Las mercancías que se oferten deben obedecer a protocolos de biosustentabilidad. Eso llama la atención de todos los clientes que acuden a las grandes superficies. No perdamos el norte. Defendamos el planeta. Es de todos.